Saltar al contenido

Francia es el primer finalista en Rusia 2018

Francia gana a Bélgica por la mínima en la segunda parte de la primera semifinal del Mundial de Rusia de Fútbol 2018 con gol de Umtiti en el minuto 51.

¿Cómo no festejarlo así? ¿Cómo no preparar el champagne?Porque cuando no llega por abajo, tiene otros recursos. Porque tiene a Mbappé. Porque Kanté corrió hasta los suplentes. Porque corrigió la marca de Hazard cuando Bélgica lo controlaba. Porque Lloris sacó las que tenía que sacar. Porque Griezmann piensa mejor que los demás. Porque sin brillos, supo ganar en los detalles. Porque los centrales se bancaron a esa bestia de Lukaku. Porque la suerte también le dio un guiño. Porque Francia prepara el champagne con este 1 a 0 sobre Bélgica que lo pone en la final de la Copa del Mundo.

Para ser finalista, Francia sufrió mucho con una Bélgica que jugó como llegó, que fue fiel a sus principios futboleros, que dejó la marca de Hazard y De Bruyne como de los mejores de la Copa. Cuando a los 15 segundos de partido Mbappé había puesto sexta marcha pasando a dos belgas como si fueran turistas, la sensación fue de una Francia arrolladora. Cuando a los dos minutos Eden Hazard encaró por la izquierda mientras Pavard andaba con el google maps rastreándolo, la señal fue que Bélgica sabía también por dónde lastimar. El tema es que cuando dos equipos manejan tanta riqueza técnica y demuestran la capacidad táctica para cambiar posiciones un partido se enriquece aunque a los dos les faltara esa explosión final.

Los franceses que decidieron o se vieron forzados a cederle la iniciativa a Bélgica pero siempre con esa amenaza de contra a mil por hora. Kanté (¿había uno solo en la cancha?) corría a todos, Pogba intermitente, los espacios los encontraban la dupla Griezmann-Mbappé, que amagaron más de lo que se encontraron.

Bélgica aceptó controlar la pelota y entonces se la dio a un crack. Un enganche con pausa de Riquelme pero con velocidad de primer mundo: Eden Hazard, que jugaría el mejor primer tiempo del Mundial. Arrancando siempre por izquierda, pero encontrando la forma de hacer la diagonal justa para encontrarse con Lukaku. Estaba intratable y ni Kanté, y esto ya es decir mucho, lo podía encontrar.

La semi se hizo repetida. Con uno desesperado pero sin olvidar sus principios y el otro aguantando con la amenaza latente de su número 10. Hazard despertó por un rato, Griezmann amenazó por el otro. El partido se picó un poco pero ya estaba resuelto. Porque encima ni la suerte de algún rebote perdido se le iba a dar a Bélgica. El champagne era para uno solo, el que el domingo juega la final.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: